Netflix: presentar un aumento de los beneficios no siempre es suficiente.

El pasado 17 de julio la compañía estadounidense Netflix Inc (NFLX) presentó los resultados empresariales del segundo trimestre de 2019, los cuáles han generado una ola de preocupación entre los inversores de la compañía. Este momento de crisis no ha sido provocado por una reducción de los ingresos (como normalmente ocurre en el resto de empresas), sino por un incremento de los suscriptores mucho menor del esperado.


Este resultado choca bastante con las espectaculares cifras que consiguió la compañía en el primer trimestre del año, donde aumentó en 9,6 millones de suscriptores a nivel mundial. Además, cabe destacar que este aumento de los suscriptores fue un 25,2% mayor que el que logró alcanzar en el Q1 del 2018.

En esos mismos resultados, Netflix se marcó como objetivo aumentar en 5 millones de suscriptores a nivel mundial, un objetivo bastante conservador, ya que el segundo trimestre del año es el más complicado para la compañía. Por ejemplo, en el año 2018 Netflix pasó de aumentar en 8,26 millones de suscriptores en el Q1 a hacerlo en 5,45 millones en el Q2 a nivel mundial.


A pesar de que esa tendencia se ha repetido en el 2019, los resultados son más que preocupantes, ya que el crecimiento ha sido mucho menor de lo esperado. Sólo 2,7 millones de usuarios se han suscrito a la plataforma.


Resultados del Q2 de 2019 presentados por Netflix. Fuente: www.netflixinvestor.com

Desde la compañía indican que esta reducción del crecimiento se deriva de la falta de títulos atractivos que enganchen a los espectadores durante esta etapa del año. Así mismo, Netflix espera que, con la presentación de varios títulos atractivos para los espectadores, la situación se revierta. Algunos de estos títulos son:


· La tercera temporada de Stranger Things y La Casa de Papel.

· La temporada final de Orange is the New Black.

· The Irishman, película dirigida por Martin Scorsese.

· 6 Underground, dirigida por Michael Bay y protagonizada por Ryan Reynolds.


¿Cómo está evolucionando el precio de las acciones de Netflix?


En la sesión del 18 de julio, la acción de la empresa cayó desde los 362,44 USD por acción (precio de cierre del 17 de julio) hasta los 324,91 USD por acción (precio de cierre del 18 de julio). Esta tendencia bajista se ha mantenido durante toda la primera jornada de la semana, donde el precio de la acción ha llegado a caer hasta los 306,14 dólares a las 16:15 horas (horario español, CEST). Durante la última parte de la jornada el precio de las acciones ha conseguido recuperarse ligeramente, cerrando a 310,62 dólares.


El precio de la acción continuó a la baja hasta la sesión del miércoles, donde se produjo un cambio de tendencia. Alrededor de las 16:00 horas (horario español, CEST) el precio de la acción era de 307,81 dólares. Los inversores comenzaron a comprar debido a un cambio en las expectativas motivado porque Netflix anunció que Mercedes y Ferrari habían acordado con la compañía tomar parte en el segundo documental Drive to Survive. A partir de ese momento, la acción ha tenido una tendencia alcista que se ha mantenido a lo largo de la semana, cerrando la acción en 335,78 dólares el viernes.

Evolución del precio de la acción de Netflix. Fuente: Investing.com


Competencia: ¿una amenaza?


En el mismo comunicado de prensa en el que la compañía presentó los resultados del segundo trimestre también se analizó el papel de otras plataformas emergentes como Disney, Apple, WarnerMedia o NBCU en el sector del streaming online.


Se tratan de tiempos difíciles donde “la competencia por ganar el tiempo de entretenimiento de los consumidores es feroz para las compañías y estupendo para los usuarios”. Aun así, este tipo de plataformas están “robando” bastantes usuarios a la televisión convencional pero aún se quedan cortos con el tiempo que los usuarios dedican a sus teléfonos móviles, “por lo que hay aún mucho espacio de crecimiento”.

Son muchos los inversores que creen que estos resultados sólo supondrán un bache en el camino, fruto de las dificultades del segundo trimestre para Netflix y de la saturación del mercado (especialmente en Estados Unidos).


En conclusión, no siempre un aumento de los ingresos provoca buenas sensaciones para los inversores ni significa crecimiento, ya que, como hemos visto en los resultados del segundo trimestre de Netflix, aunque los ingresos aumentaron en un 26%, el hecho de que los suscriptores no aumentaran como se había previsto causó pérdidas en bolsa. Es por ello que, siempre hay que tener varios factores en cuenta a la hora de analizar la situación económica de una empresa y no sólo fijarse en los ingresos.


Para el futuro, desde The Financial Report, seguiremos muy atentos de la evolución del precio de la compañía en bolsa para analizar los resultados de la compañía en el corto plazo.